• Lo que está actualmente en mis oídos

  • Mundo

  • Estadísticas

    • 238.375 hits
  • ¿Que quien soy?

    Soy un Latin Lover que vive detras de un arbol gigante y le gusta la música, el software y la comida. Melómano por excelencia.
  • Cosas por hacer hoy…

    1- Levantarme de la cama. 2- Sobrevivir. 3- Ir a dormir.
  • Gamertag Xbox Live

  • Jugando…

    - Final Fantasy IX - Super Smash Bross Brawl - Assasins Creed - Dance Dance Revolution Supernova 2 - Pump it up Exceed - Fallout 3 - Resident Evil The umbrella Chronicles - Bully Scholarship Edition - Gears of War 2 - God of War 2 - Left 4 Dead
  • Flickr Photos

  • prueba

  • Meta

  • Anuncios

Ayer hice cosas muy gay

A mi me gusta mucho aventurarme en nuevas experiencias y sensaciones. Siempre ando en busca de ellas y casi todas me gustan. Les voy a contar unas cosas bien gays que hice ayer valiéndome lo que piensen ya que, a pesar de que soy heterosexual, casi toda la gente que conozco me ha llamado homosexual o flojo alguna vez en su vida (la mayoría de la gente lo dice con sus sinónimos groseros) así que ya estoy acostumbrado a que me digan que soy gay sin serlo.

A pos resulta que yo andaba bien desesperado porque mi trabajo me exige exclusividad de las 8:30 de la mañana a las 9:00 de la noche. Y andaba bien desesperado porque sé que la mayoría de las estéticas sierran temprano. sí que salí de mi trabajo corriendo para abordar el TUR. Cuando llegué a mi barrio pasé por unos nuevos localitos que acaban de construir, de esos bien fashion que solo tienen como 8 negocios. En esos locales había algo así como una estética llena de colores y cosas así que decidí ir a preguntar si me podían cortar el pelo. De hecho lo único que me detenía no ir a ese lugar era la cantodad de dinero que me podrían cobrar por un corte de cabello (eso debido a que hace tiempo pregunté en una estética por el corte de caballero y me cobraban $160).

Al llegar al lugar me recibieron muy amablemente dos muchachas y un muchacho y me sentaron en un Puff muy extraño de color amarillo y me puse a leer una revista de men’s health. Y fíjense que esa revista no es tan puñal como yo pensaba. De hecho me gustó, creo que la empezaré a comprar. Despues de un rato, una de las muchachas me preguntó si me podía ir lavando el cabello. Mi primer reacción fué decir “claro”. Pero despues me pregunté… ¿Para que fregados necesito que me laven el cabello? Entonces, ya sentado en la camilla me di cuenta de algo muy shockeante… Estaba en un salón de bellesa

Entonces le pregunté a la muchacha si era necesario lavarme el cabello y me dijo que si no quería no me lo lavaba pero así sería mas facil para la estilista cortarme el cabello. Entonces dije: -Que demonioooooos- Lavame el cabello. En realidad es muy relajante que alguien te labe el cabello. Es como cuando tienes sueño y te están cortando el pelo pero a la 10ma potencia. Pero no duró mucho la relajación ya que de repente se escuchó un fuerte estallido. Entonces se asustaron todos. Pero luego se dieron cuenta de que el estallido provenía de unos coetes por la inauguración de un gimnacio a media cuadra de ahí. Entonces volví a cerrar los ojos cuando de pronto se escucharon muchos estallidos casi al mismo tiempo y esta muchacha que me sujeta la cabeza muy fuerte como si de esa forma me estuviera protegiendo de alguna manera.

Despues de lavarme el cabello me pusieron una toalla en la cabeza. Si, una toalla en la cabeza, diganme si eso no es muy gay. Y ¡tras! que me mandan con la estilista. La estilista se llama Olivia y es una persona muy buena onda y tranquila. M cortó el pelo tal y como me gusta. Incluso, cuando me preguntó que como quería mi corte, pensé en la idea de decirle ¡Sorpréndeme! Pero ya saben como son en las compañías “Serias”. Y repito, “Serias” con dos grandes ” al inicio y al final de la palabra. Al terminar me regustraron en su sistema y se portaron muy amables. ¡Y todo por 50 pesos! Hasta me recomendaron un shampoo que iré a comprar la próxima quincena (espero). Hasta me dieron ganas de que me hicieran manicure pero mis garras y fauses no son tan gays como mi cabello. Ustedes saben, instito de supervivencia.

Luego bajé muy contento por las escaleras y fuí a ver que tanto relajo se traían con la inaugiración. Había un mariachi femenino ambientando la parte de afuera y música de Hip Hop ambientando el interior. Muy lounge el asunto. Inauguración al fin y al cabo. Y terminé pidiendo informes para ver que hay. Lógicamente mi primer inquietud era ver si había clases de zumba. ¡Y si hay! ¡Y a 20 pesos la clase! Despues de saber lo que en realidad me interesaba pregunté si el gimnasio era mixto. De hecho si por mi fuera no me importaría ir a ese gimnasio aunque fuera de puras mujeres. Pero se que las mujeres si piensan que si hay un hombre en un gimnasio de mujeres es porque es un pervertido. Total, al final resultó ser mixto. Así que me fuí doblemente contento. Oye pos como no, salón de bellesa y gimnasio en una sola noche.

Entonces me estoy dando cuenta que estoy incursionando en un mundo muy men’s health. Comp pueden ver a mi no me importa que los hombres piensen que soy gay o straight. ¡De hecho creo que pensar en que piensan los demas hombres de ti es muy Gay!

Pues no me queda mas que ponerles una imagen que tomé hace tiempo sin ningún remordimiento ni pena de que pensarán de mi, ya que como todo un hombre que gosa mucho de su heterosexualidad puedo decirles ARRIBA EL ORGULLO GAY. Un saludo para toda la comunidad gay.

Una bandera puesta sobre un bar gay que encontré cuando paseaba por ah�.

Anuncios