La fiebre del Mundial, la chispa del potencial mexicano

Desde 1930 uno de cada 48 meses el mundo se llena de regocijo y festividad al celebrar la copa mundial de futbol. Y es aquí cuando adeptos o no adeptos a la fiebre futbolística contienen el aliento en los 90 minutos de cada partido de la selección de su país.

Sin embargo en países como México el mundial es más que eso. El mundial es la muestra del verdadero potencial de los Mexicanos. Y no me refiero a solo esos 11 Rockstars que entran a la cancha a tratar de cumplir los sueños de todo aquel Mexicano chelero futbolero de fin de semana. Me refiero a cada uno de los 100’000,000 de Mexicanos que hay en el mundo. ¿Quieren un ejemplo?

¿Que pasa en 47 de los 48 meses que les hablaba en un principio?

Se pelean Entre políticos, se pelean entre narcos, se pelean entre religiosos e idealistas, se pelean entre gobiernos, entre escuelas, entre bandas de rock, entre perros y gatos, etc. Somos un país conflictivo por naturaleza. Y esto creo que se debe a que así nos han educado por generaciones. Incluso desde hace milenios. Pero eso es harina de otro costal.

Aquí lo importante es que somos un país conflictivo. ¿Y que crea el conflicto en México? Un progreso deficiente y paródico. Sin embargo un mes cada 48 debido a la naturaleza futbolera de las masas en nuestro país México se convierte en una utopía donde los perredistas no pelean contra los Panistas, donde el aborto y el matrimonio gay no estan buscando ser catalogados como derecho o condenación. En pocas palabras, cada 4 años se abre una ventana que muestra como una chispa reluciente en el cielo que muestra un México sin conflictos y sin tanto cargo moral para los mexicanos. Una ventana que muestra un sendero de progreso en el cual hay un camino llamado respeto al prójimo con el cielo azul de la esperanza y un sol maravilloso llamado Orgullo. ¡Orgullo de ser mexicano!

……Desafortunadamente todo México está viendo el mundial. Así que nadie le presta atención a esta ventana de utopía más que posible. Así que los exhorto a voltear hacia atrás. Voltear al cielo y ver ese futuro que se puede crear en base al respeto del hermano mexicano que tienes al lado. Si tan solo fuéramos un poco más comprensivos con nuestros hermanos este país sufriría de un cambio histórico a escala mundial.

Yo no estoy en contra con la selección mexicana, ni mucho menos en contra de la copa del mundo. De hecho estoy muy al pendiente de la participación de México. Y no por que me guste el futbol, sino porque quiero que en eventos diplomáticos como este demostremos la gloria y la grandeza de México.

Anuncios